miércoles, enero 30, 2008

Errores comunes en el lenguaje periodístico.

A continuación se reproducen y se explican algunos de los errores tanto gramaticales como de léxico que encontramos con frecuencia en los medios de información, extraídos del Manual de Estilo del Diario El País.

Agresivo. Esta palabra significa ‘propenso a faltar al respeto, a ofender o a provocar a los demás’. Pero no, por vía de anglicismo, ‘activo, audaz, dinámico, emprendedor o de empuje’.
A nivel de.
Expresión que suele ser mal empleada, puesto que implica un concepto de altura (‘a nivel del mar’, ‘no ha llegado al nivel de otras veces’). Es incorrecta cuando se usa para extensiones o similares: ‘está prohibido a nivel estatal’, ‘hay que hacerlo a nivel de prueba’. En estos casos, y para una edición rápida —la expresión aún es mejorable—, se puede corregir por ‘a escala’, o ‘en el ámbito’ o simplemente ‘como’: ‘hay que hacerlo como prueba’.
Incautar.
Es un verbo siempre pronominal, por lo que resulta incorrecto utilizarlo así: ‘la policía incauta dos kilos de drogas’. Lo correcto es: ‘la policía se incauta de dos kilos de drogas’. Gramaticalmente se emplea como ‘apropiarse’, y nunca se escribe ‘la policía apropia dos kilos de drogas’.
Valorar.
Hoy todo se valora, positiva o negativamente, y nada se estima satisfactorio o se aprueba; nadie muestra su conformidad ni manifiesta su acuerdo; nada se rechaza, se considera reprobable o se estima insatisfactorio; nadie expresa su desacuerdo o su disconformidad. El vocablo valorar se está empleando, incorrectamente, como sinónimo de analizar y estudiar. Sin embargo, valorar implica siempre ‘dar valor’ a algo, en un concepto positivo (‘yo valoro tu trabajo’). Por tanto, es absurdo ‘valorar negativamente’, y una redundancia ‘valorar positivamente’. Cuando se emplea para ‘valorar los daños’ se está utilizando también mal, puesto que lo correcto es ‘evaluar’.
Provocar.
No es sinónimo de causar, sino de ‘excitar’ o ‘inducir’. Se causa algo cuando la acción recae directamente en la persona o cosa. Y se provoca cuando esa causa genera otra acción de la persona o cosa. Se provoca una reacción, pero se causa un daño. Es incorrecto escribir, por ejemplo: ‘la bala le provocó una herida en la pierna’. Igualmente, no debe hablarse de incendio provocado cuando se pretenda expresar que se trata de un fuego intencionado. Todos los incendios son provocados por algo, ya sea un rayo, un cortocircuito o la cerilla de una persona.
Entrenar.

Es un verbo siempre transitivo o pronominal, nunca intransitivo. Es decir, no se puede escribir sin complemento directo. Si leemos ‘la selección entrenó en el Sánchez Pizjuán’, la pregunta que salta a cualquier lector avisado es ésta: ¿a quién? Lo correcto es ‘la selección se entrenó en el Sánchez Pizjuán’. Los deportistas no ‘entrenan’, ‘se entrenan’; quien ‘entrena’ es el entrenador.
Estimaciones.
Estimar es ‘apreciar’, ‘dar valor a algo’ . Por tanto, se utiliza erróneamente al hablar de ‘un retraso estimado de dos horas’, fórmula que se usa mucho en los aeropuertos y se repite en los diarios. Debe decirse ‘ se prevé un retraso de dos horas’.
Que, quien.
El pronombre ‘que’ se emplea preferentemente detrás de nombres de cosas. Detrás de nombres de personas hay que usar ‘quien’. No es correcto ‘es el Congreso de los Diputados quien debe decidir’, sino ‘es el Congreso de los Diputados el que debe decidir’. Pero sí ‘es el presidente quien debe decidir’.
Redactado.
Es incorrecto escribir ‘el redactado de la ley’. En todo caso, es correcto el participio en ‘lo redactado’, o bien ‘la redacción de la ley’.
Reinsertado.
Lo correcto es ‘reinserto’.
Relanzar.
‘Reunir’ no es unir dos veces, ni volver a unir; ‘rematar’ no significa ‘volver a matar’ (sería imposible entonces rematar a una persona, teniendo, como tenemos, una sola vida); ‘recoger’ no es coger dos veces... Y ‘relanzar’ no significa ‘volver a lanzar’, sino ‘rechazar, repeler’. Lo correcto es decir ‘reactivar la economía’, ‘impulsar el comercio’.

2 comentarios:

bumersind dijo...

en venezuela estos errores y muchisimos otros son demasiado comunes, lo cual habla muy mal de las universidades, no solo de los periodistas.
por otro lado, peores y aun mas frecuentes, son los errores de los politicos al declarar a los medios.

famoso ejemplo son las "reaperturaciones" de el fiscal isaias rodriguez

Amly dijo...

A nivel emocional e intelectual me atraen mucho tus escritos..... pero será entonces en el ambito emocional... aunque para mi eso tiene una connotacion diferente..