sábado, diciembre 02, 2006

EL ACENTO DIACRÍTICO

Saludos Andreína.
Les cuento que esta página nació a partir de un micro radial: "Al día con el lenguaje".
He tratado de hacerlo por acá de una manera compacta, pensando en lo tedioso que resulta, algunas veces, leer algo sumamente largo.
El micro está organizado de manera que las incógnitas que puedan generarse se van aclarando en los siguientes programas, así se mantiene el hilo conductor y no aburrimos a los escuchas.
El acento diacrítico es la continuación del artículo referente a las reglas de acentuación.
Gracias por estar atentos y leer mi blogg.
EL ACENTO DIACRÍTICO.
Las excepciones de acentuación vienen dadas por la existencia de palabras homófonas, de igual sonido pero con dos o más significados.
Las palabras de este tipo más fáciles de reconocer son los monosílabos. Éstos por regla general no se acentúan, pues se considera innecesario escribir el acento en una palabra compuesta sólo por una sílaba.
Las palabras vio, dio y fue no se escriben con acento, al contrario de lo que la mayoría de la gente supone.
Se llama tilde diacrítica al acento gráfico que permite distinguir palabras con idéntica forma, es decir, escritas con las mismas letras, pero que pertenecen a categorías gramaticales diferentes. Tomemos el ejemplo de la palabra Mas.
Mas: sin acento es una conjunción, esto quiere decir que une dos oraciones (equivale a: pero, aunque, sin embargo, no obstante, antes bien).
_ Quisiera un Ferrari, mas no tengo suficiente dinero [… pero no tengo suficiente dinero].
Más: con acento es un adverbio de cantidad, significa que al comparar dos cantidades o medidas una será mayor. · Quiero más sopa.
Tú y Tu.
Tú: con acento hace referencia a tu interlocutor (segunda persona). Es un pronombre, por lo que siempre va a usarse cuando quieras indicar a alguien. · ¡Solamente tú puedes salvar al mundo! Tu: sin acento lo utilizarás cuando quieras indicar que una segunda persona posee algo. · Éste es tu libro
El y Él.
El: es un artículo (igual que la, los y las). El perro es blanco.
Él: éste es otro pronombre y al igual que “tú”, se utiliza cuando hagas referencia a alguien. · Él escribe de maravilla.
Lo mismo sucede con te sin acento (forma pronominal de segunda persona como en te doy una canción) y la hora del té con acento (la bebida).
Aun: sin acento es un adverbio (con el significado de hasta, también, inclusive o siquiera): y aun tiene la vergüenza de pedirme dinero; en locución conjuntiva: aun cuando Aún: con acento es un adverbio de tiempo sustituible por todavía: este modelo está aún de moda.
De: sin acento es una preposición: un reloj de oro, una camisa de algodón. Dé: con acento del verbo dar: No se lo vendo aunque me dé el doble de lo que me costó / dé recuerdos a su mujer de mi parte.
En palabras con más de una sílaba, el caso más claro es el de sólo con acento (sinónimo de únicamente) Sólo quiero saber por qué no acentúas bien y solo sin acento (sin compañía de ninguna otra persona) Después de la fiesta se quedó solo en su habitación.
Las formas interrogativas añaden también sus acentos a las palabras de las que se valen: Qué, Quién, Cómo, Dónde, Cuándo.
Aunque parezca confuso, estos son los más fáciles de distinguir: si utilizas signos de admiración (¡!) o interrogación (¿?)… entonces ¡ponle tilde! Otra forma de saber si le pones o no le pones acento es preguntándote: ¿me refiero a una pregunta o exclamación? Si la respuesta es sí, entonces ponle tilde.
Una excepción que no se debe pasar por alto es la que se aplica cuando las palabras este, esto, aquel y sus respectivos plurales sustituyen al sujeto en una oración, con la expresa finalidad de no volver a nombrar el sujeto. Normalmente estas palabras no se acentúan: este se debe escribir sin acento en: este automóvil es mío. Pero en este caso: había un automóvil rojo y otro blanco; éste fue el que compré; se escribe el acento porque éste sustituye a el automóvil blanco. No llevan acento cuando a lo que te estás refiriendo se encuentre seguido inmediatamente (o en la misma oración) del pronombre. Llevan acento cuando el objeto, persona o lugar se encuentra atrás del pronombre, por ejemplo, en una oración antecesora de donde estás usando la palabra ‘este’, ‘aquel’, etc.
Los Acentos Diacríticos: muy necesarios para distinguir cuando las palabras suenan igual, pero no cumplen la misma función en la oración ni significan lo mismo.

3 comentarios:

Lorena Ofas dijo...

Este se ha convertido en uno de mis blogs "de cabecera". ¡Excelente!

Andreina dijo...

Gracias, Nilda, por esta segunda parte de la explicación sobre la acentuación correcta.
Disculpa si me adelanté con mi comment anterior.
Sigo leyendo tu blog con toda fidelidad.
Saludos!!!

matera dijo...

que fino!!!!!!!!!!!!!!!!!!!
es esta pagina!!!!!!!!