sábado, mayo 09, 2009

Poema a la madre. La cuenta que no da na.

“La cuenta que no da na”.

De: Carlos Ramón Cordero.

Declama: Gerardo Brito.

Descarga el audio mp3 aquí Radioteca.

Yo voy a pagar la crianza que le debo mi mamá

Para eso le cobraré porque ella me debe más.

20 años tengo cumplidos 5 voy a rebajar

y de los 15 que quedan los cobraré a mi mamá.

15 años de servicios que abajo voy a explicar:

he sido un utilista a la orden de mamá.

Por la compra del carbón te compro un bolívar diario

que suman 30 al mes, 360 al año.

Por comprarte los aliños, las caraotas y la sal,

también te cobro un bolívar, para que sean 30 mensual.

Si suman 30 mensual 360 al año,

total 720

Rebajando los regaños.

Por buscar la leña y agua también te cobro un bolívar,

papelón y el jabón, lo dejo por la comida.

De 1080 anual es la cuenta que presento,

multiplicada por 15 …….16200.

La madre…

oyó aquella cuenta que su hijo le cobraba,

y muy sonriente le dijo:

¡Ven acá hijo del alma!

Hijo,

la suma que pides no la tengo en efectivo,

pero te doy el conuco y 150 chivos.

Esta casa onde vivimos también te la voy a dar,

voy a hablar con mi comáe para irme para allá.

Eso es to lo que tengo me lo dejó tu papá,

que tú no lo conociste por estar de corta edad.

Y aquí te pongo mi cuenta la que vas a rebajá:

9 meses te cargué no te los voy a cobrá.

Después de tu nacimiento tuviste una enfermedá

me trasnoché 15 días eso no te vale na,

los ahorros que tenía que me dejó tu papá,

los gasté cuando enfermaste,

tampoco hijo…

tampoco te vale na,

dándote comía en la boca hasta 2 años de edad,

pura sopita de auyama , eso no te vale na,

después te dio sarampión, te lleve pá la ciudad,

ahí vendí los cochinitos,

tampoco hijo…

tampoco te vale na,

te lavaba los pañales to los días de madrugá,

porque solo tenías 4, eso no te vale na,

para secá los pañales los tenía que planchá,

por no dormí me enfermé, tampoco te vale na,

pero así seguí luchando hasta lograr que sanaras,

quedamos bastante débil…

tampoco hijo…

tampoco te vale na,

Hijo, si alguien te dijo que había dinero guardao,

yo creo que has entendío, pues muy bien te lo he explicao

de 20 años 9 meses es la cuenta que me da,

multiplicada por cero , total…

total hijo, total no me debes na.

Aquel hijo arrepentido del gran error cometido,

llorando dijo…

¡ Señora, no merezco ser su hijo!

Hijo no digas así,

eso sí me rompe el alma,

no existen hijos malucos para el amor de una madre,

además yo te perdono,

ante Dios y ante los hombres tu siempre serás mi hijo,

olvidemos los errores,

gracias mamá, muchas gracias, por el perdón inmerecido,

pero trabajaré muy duro, ese será mi castigo,

y de ahora en adelante, todo me lo dejas a mí,

el conuco y las gallinas trabajaré para ti.

Esta lección recibida que tú me acabas de dar,

bastante falta me hacía nunca la podré olvidar.

La crianza…

la crianza nunca se paga,

el precio es incomparable,

no hay dinero en este mundo para pagarle a una madre.

Espero que todos los niños aprendan bien la lección,

los de aquí de Venezuela, también los del exterior.

1 comentario:

Adolfo Payés dijo...

Un gusto disfrutar de los poemas.. y conocerlos es interesante.

saludos fraternos
un abrazo

que tengas un buen fin de semana