miércoles, noviembre 01, 2006

: Palabras con significado similar.

Con mucha frecuencia, recurrimos a los sinónimos para evitar la repetición de palabras, que tanto afea el lenguaje. Prácticamente, todos los vocablos tienen un sinónimo, otra palabra de diferente escritura y diferente sonido, pero de significado similar. A esto último, hay que prestar atención,"significado similar", no igual.
Siempre que nos vemos en la necesidad de utilizar un sinónimo, tenemos que tener conciencia de que algo será diferente, de que algún matiz se perderá o se agregará. Nos referiremos a algunos conjuntos de palabras que, frecuentemente, manejamos como equivalentes. Vamos a poner en evidencia las pequeñas diferencias que en cuanto a significado tienen. Por ejemplo: Oír y Escuchar. Ambas indican la percepción de sonidos, por intermedio del oído, pero la primera se refiere a una percepción involuntaria. La segunda, en cambio, a una voluntaria. "Se oyen", por ejemplo, los truenos; no existe, de parte del oyente, intención de hacerlo. Pero "se escuchan" las explicaciones de un profesor. Me molesta que me oiga y no me escuche. Ver y Mirar. Es un caso similar al anterior. Para" ver" no se necesita el propósito de hacerlo; basta con tener los ojos abiertos para que estos perciban las imágenes. "Mirar", en cambio, exige voluntad, cierto detenimiento. Vio todas las plantas del jardín. Pero solo miró las rosas. Fatal y funesto. Estas dos palabras se manejan como sinónimos y la primera, generalmente, con un significado equivocado. "Fatal" significa "imprevisible, desgraciado, infeliz", pero, de ninguna manera "de consecuencias mortales". "Funesto", significa en cambio, "que da origen a pesares, a ruina". Para manejar un ejemplo frecuente, tenemos que dejar establecido que todos los accidentes son fatales, por lo que tienen de imprevisibles, pero no todos son funestos. Fue un choque fatal, de funestas consecuencias. Por lo tanto, "fatal", cuando se aplica a los accidentes con víctimas mortales, está mal empleado. Charlatán y Hablador. Si bien los dos términos hacen referencia al acto de hablar demasiado, se distinguen por lo siguiente: Charlatán es aplicable a las personas que hablan sin tino, sin razonamiento, que, a menudo, mienten o exageran. Hablador: se aplica a los que hablan mucho y molestan a quien los oye. No lo escuches; es un charlatán. Es tan hablador que aturde. Faltar y Hacer falta. "Faltar" es lo que se necesita para completar un total; "hacer falta" es lo necesario para satisfacer un deseo o una necesidad. Me faltan dos meses para terminar el curso. Me hace falta tiempo para ir a verte. Hondo y Profundo. Las dos palabras tienen que ver, en su sentido recto, con la concavidad, con el desnivel que existe en la parte inferior. Hondo se aplica a los objetos pequeños, lo que indica que el desnivel no es grande y profundo preferentemente, a los de buen tamaño. Este es el plato hondo de la vajilla. Están en lo profundo del mar. Promulgar y Publicar. Ambos vocablos tienen inherente la idea de hacer pública una noticia, una comunicación. La diferencia de significado que hay entre ellos es la siguiente: Para utilizar "promulgar" lo que se vuelve de dominio público debe ser algo importante, solemne. El término se aplica casi exclusivamente a lo que a las leyes se refiere. "Publicar", en cambio, significa difundir alguna noticia, que puede, o no, ser significativa. Promulgaron dos nuevas leyes. Era el segundo libro que se publicaba sobre ese tema. Usar sinónimos no es, por lo tanto, tarea fácil. La precisión en su elección y utilización podrá mejorar o, al contrario, perjudicar el texto.

1 comentario:

justicia de verdad dijo...

Qué interesantes estos comentarios gramaticales.Yo hice en este blog uno sobre el tema de los géneros, pero luego fui "hojeando" el resto del mismo blog y me parece muy atractivo.Felicito a la autora (¿de donde será? yo soy de Chile)